¿Finihario?

No recuerdo bien como, pero hace poco mientras navegaba por youtube, me topé con algo que parece ser una ‘nueva’ tendencia entre cierto grupo de usuarios.

Se trata de una especie de ‘corriente artística’ llamada finiharista… Derivada de la palabra “finihario” (aparentemente se pronuncia cómo “finijario”), la cual según la teoría finiharista se remite al nombre de una corta y perturbadora cinta de video que se iba pasando de mano en mano, la cual traía consecuencias desastrosas a quienes la veían… ¿Les suena conocido?

Y una de las principales características de la onda finiharista, es que gran parte de los trabajos supuestamente  contienen un alto índice de mensajes subliminales.

Para no extenderme mucho en la definición, les dejo el único video ‘informativo’ que he encontrado al respecto.


Lo que yo quiero comentar, es que hay un par de cosas sobre este movimiento finiharista que no me parecen.

La primera es el hecho de que algunas personas consideren tomar fragmentos de otros videos (material que ni si quiera ellos mismos elaboraron), juntarlos de otra manera y ponerle otros sonidos diferentes al original ya es un arte… Porque por los comentarios que he leído en videos de este tipo, muchos ya consideran esta copypasta de videos todo un arte visual.

A pesar que en gran parte de estos videos la edición está muy bien hecha, no quita el hecho de que el material usado no es de quien lo edita y ni si quiera se proporcionan créditos a la fuente original, suceso que raya (casi) en el plagiarismo.

El otro punto del video que me sorprende y me consterna es que digan que el supuesto fenómeno finihario diera paso al movimiento avant garde, cosa que no concuerda del todo.

“Un chien andalou” (mejor conocida cómo “Un perro Andaluz”), fruto cinematográfico de una colaboración entre Dalí y Buñuel vio la luz en 1929, fecha en la que no había formato alguno para la distribución casera de filmes. Me parece un poco ilógico que digan que un misterioso videocasette de la mala suerte haya sido la inspiración para estos españoles íconos del surrealismo.

Y no me explico cómo, según el video, siendo una fuente de inspiración tan relevante no sea citada en ningún lado (hasta ahora) referente a las diversas películas que menciona.

Todo ese plan de “El finihario dio paso a esta vanguardia” parece un argumento que recién se sacaron de la manga para darse importancia no garantizada. Yo no veo con tan malos ojos al movimiento, pues me da gusto ver que hay gente que quiere hacer algo diferente a lo que mayormente se encuentra en youtube (aburridos videoblogs de temas supuestamente relevantes, por ejemplo…)

El problema es que están haciendo todo esto muy poco creíble con la choteada historia del video maldito que pasa de mano en mano, usando pedazos de películas de terror y surrealistas de gente consagrada en la escena. Yo lo que les recomendaría hacer es dejarse de mitos hechos al vapor, pensando que la gente ignorante y cerrada va a tragarse el cuento.

Sería mucho mejor si ellos grabaran su propio material original, algo que nunca se haya visto antes y por ende saque más de onda al expectador gracias a que no lo podrá encontrar en ningún otro lado. Me parece egoísta el hecho de que casi digan “NUESTRO movimiento influenció a los cineastas de vanguardia” en vez de que digan honestamente “Somos un movimiento influenciado por el arte vanguardista

Es por eso que, hasta ahora, los únicos finiharistas que merecen mi admiración y respeto son el colectivo Lanimilbus, los únicos finiharistas que utilizan material propio.

Cabe destacar que esta entrada no la hice con el fin de criticar por criticar, sólo estoy dando mi punto de vista y me gustaría (si es que llega a suceder) que algún finiharista que lea esto me diga lo que piense y, de ser posible, aportara más información al respecto.

Saludos…

Sobre los afros, gente mala onda y un día bizarro

El otro día durante un bizarro viaje en el centro con mi novio tuvimos la desgracia de pasar junto a un pendejín (el cual por desgracia iba con su pequeño hijo) que se le ocurrió que era gracioso llamar a mi amado “Negrito Bimbo” en voz alta.

Cosa que a él (y me imagino que a muchos otros) le molesta cómo no tienen idea.

En este punto supongo que ya adivinaron que lleva cabellera onda afro… Una redonda, esponjosa, rizada y hermosa cabellera afro.

Gracias a la nueva imagen y comerciales sin sentido de este producto alimenticio de bajo valor nutrimental (por no decir chatarra), dicho nombre se ha convertido en el término despectivo favorito (en algunos casos inconciente gracias a la publicidad subliminal) de los ignorantes que les gritan así a cuanto afro se les pone en frente.

Cómo yo también ya iba hasta a la madre, me tomé la libertad de responder por Fidel y gritarle “PENDEJO” a este señor para que se le quitara la maña.

Ok, tal vez no hice lo correcto, pero ya estamos hasta la madre de que eso siempre pase… A parte, el propio señor no le estaba dando un muy buen ejemplo al chamaco… Pero no voy a hablar de eso porque no me corresponde.

Simplemente es castroso y mala onda que a uno lo llamen así solo porque vieron en la tele al disque negrito (porque ni negro es), porque trae afro y dice que los calcetines con honguitos alucinógenos no son pro (ok, eso es una mamada). Parece como si creyeran que los que se dejan afro es por esa basura, pero no…

Toda esa gente inculta que como borregos se va por lo que sale en la tele y ahí van de pendejos castrando a cuanto afro cruce su camino… Es molesto, y su usted querido lector usa afro, no me podrá decir lo contrario… ¿O sí?

Todo gracias a su estúpida campaña publicitaria con un personaje en 2D mal diseñado.

¡TE MALDIGO BIMBO, TE MALDIGO!

(Ok, no tanto, porque hasta eso no hacen tan mal pan)

Y ahora la crónica de ese día.

Ese día, en general… Fue simplemente bizarro. Mi exceso de hambre nos llevó a parar a un pequeño restaurante de comida corrida que está detrás de un aparador de una pequeña tienda de música en la mítica calle de Bolívar,  la cual se especializa en instrumentos y accesorios raros… Cómo la guitarra de Yngwie Malmsteen, por ejemplo, y amplis Orange de bulbos (caros, exclusivos y… naranjas).

El simple hecho de estar comiendo básicamente detrás de una tienda de música, hace comenzar nuestro bizarro viaje… Sin si quiera levantarnos de nuestros asientos.

Lo primero que nos tocó ver, fue la visión horrible de una tipa de unos 50 años, creyéndose la que estaba bien buena pero con una cara no muy agraciada, con ropa deportiva roja PEGADITA CON EL LOGO DELAS CHIVAS que iba entrando con su hija, que a primera vista no parecía muy anormal pero nos esperaba algo mucho peor… Llevaba una playera amarilla nada más y nada menos que de COSTEL Y LAGRIMITA.

D:

Luego, en la mesa de junto, había una pareja de viejitos que llevaban una máquina de escribir que se veía bastante antaña… Y lo más interesante es que estaban llenando un mísero papelito más pequeño que una tarjeta de presentación promedio.

Luego el baño estaba asquerosamente al tope.

Y luego el local comenzó a inundarse de agua que salía del cuarto de baño. Más tarde nos explicaron que no había agua y tenían que acarrearla hasta el inodoro.

<_<

Y si me olvidaba decirles que cerca de Bellas Artes vimos a un vago místico con el pelo decolorado discutiendo filosóficamente con una policía de tránsito fosforescente… Yo sólo recuerdo que la poli en un momento le dijo…

“¿Y por qué no te bañas?”

Nuff said…

Ahora, afros que leen este espacio, opinen…