Feliz Navidad

navidad1

Pretexto para subir basurita. Una no muy bonita postal hecha al vapor, pero con mucho cariño para quienes pasan a este quejoso espacio…

Para serles franca, estas fechas tienden a bajonearme.

Pero en fin… ¡Feliz Navidad!

La celebren como la celebren, mis mejores deseos…

Nimrod.

PS: Sólo el entrecomillado es frase de Jodorowsky, extraído de alguna Fáubula Pánica.

Anuncios

Sobre la violencia animal… Y Guillermo Vargas ‘Habacuc’

El otro día navegando por internet me topé con una serie de fotos que realmente no quería ver (por respeto a la salud mental de mis lectores, no proporcionaré el link), lo que me puso a pensar lo crueles que somos realmente con la naturaleza y nuestra fauna prójima.

No recuerdo muy bien en dónde leí unas sabias palabras que pregonaban que lo que nos diferencia de los animales, es nuestra capacidad de razonar (algo universal), pero qué por ende nos hace perfectamente concientes cuando dañamos a otros seres que no están concientes de que nosotros los estamos dañando.

Cuando un animal nos “daña”, ya es por instinto. Ya sea porque estamos invadiendo su territorio, acercándonos demasiado a sus crías o a sus presas.

Pero ellos no nos dañan por dañar, realmente no saben que lo están haciendo… Sólo lo procuran por defensa propia… O porque se les provoca.

En cambio nosotros los humanos, parece que nacimos para matar. Más allá de nuestras necesidades básicas de alimentación, en la cual la proteína animal es un mal necesario, matamos por matar.

Ya no estamos en la edad de piedra como para cubrirnos exclusivamente de pieles de animales. La tecnología textil avanzó considerablemente desde hace mucho tiempo, lo cual nos debería de hacer conciencia de que no necesitamos más a la dermis peluda de nuestros compañeros animales.

No me importa que tan fashion se vea, simplemente no es bueno… Ahora que sí coexistieran organismos superiores con nosotros, supongamos que utilizaran nuestra piel para vestir… No les gustaría, ¿verdad?

Obviamente no…

Pero aquellas fotos que vi, no sólo trataban con el uso de pieles y el doloroso proceso por el cual pasan los animales para obtener el producto… Muchas eran de animales masacrados POR PURO SADISMO. Y eso, se los digo de corazón, no es algo que un alma sensible quiera ver.

Los llamados “animales inferiores” nunca nos han hecho nada.

Pocas tragedias ven a la fauna como culpable… Entre las cuales se pueden mencionar a la peste negra, distribuida por pulgas y ratas (provocada en gran parte por la escasa higiene de la Edad Media) y cierto ‘furor’ de los tigres-come-hombres en la India después de la colonización Inglesa (sólo me queda atribuirla a viajeros incautos y el mal acostumbramiento de los tigres al sabor de la carne humana).

A pesar de esto, el animal nunca está conciente del daño.

Las patologías de algunos, han conllevado a descargar la ira acumulada sobre los más indefensos… Los animales. Y peor aún, con preferencia a los domésticos.

Esto me recuerda una vieja anécdota de la que oí y de la cual había querido escribir hace algún tiempo, pero no había tenido la oportunidad.

Un supuesto artista llamado Guillermo Vargas “Habacuc” expuso en una galería en Costa Rica una exhibición llamada “Eres lo que lees”.
En el cuarto de dicha exhibición destacaban 3 cosas:
Un letrero hecho de comida de perro que llevaba el nombre de la muestra (eres lo que lees).
Un incensario de cerámica en el cual se quemaron, según se dice, 125 piedras de crack y una onza de marihuana (!!!).
Un perrito callejero llamado Natividad, atado con una corta cuerda a una esquina del cuarto de la exhibición. El pobre animal fue condenado a morir sin alimento alguno los 3 días que duró la muestra de Habacuc.
El pseudo artista expuso al perro bajo el pretexto de ser una protesta contra el caso de un hombre llamado Natividad que fue devorado por un par de perros rottweiler… ¿Les parece una justificación convincente?
A mi no.

Cabe mencionar que esa nota la escribí hace ya un rato y pensaba postearla en otro lado… Pero después de un tiempo cambié mi opinión sobre el asunto y me cayó el 20 de lo que Habacuc quería decir. El caso de Natividad Canda, un indigente nicaragüense en Costa Rica, que llevó a Habacuc a exhibir el perro; se remite a nuestra hipocresía con respecto a los medios… Parafraseando los argumentos que hecho en diversas entrevistas.

Habacuc dice que cuando vemos algo así en los medios, nos compadecemos. Pero cuando lo tenemos en frente, en la cruda realidad, nos da asco y lo evadimos… Tal es el caso de su Natividad, el perro. Se le dio tanta cobertura al asunto de la exhibición que inmediatamente los protectores de animales de hueso colorado enfurecieron y hasta se inició una campaña de firmas para impedir que Habacuc se presentara en una bienal en otro país sudamericano.

Recuerdo que fue una amiga muy indignada quien me mandó la noticia en una cadena dónde se condenaba a Gullermo Vargas, alias Habacuc, por haber expuesto al can en la Galería Códice de Costa Rica… Para verla esta temporada de invierno usando abrigos de piel de conejo… ¿Ironía, hipocresía? No lo sé, pero si defiendes algo, defiéndelo bien.

Como me puse a investigar bien del asunto, no soy capaz de condenar al costarricense. Los medios han sido muy ambiguos acerca de la situación del perrito… Nada comprueba que realmente haya muerto de hambre dentro de la galería. Dicen que escapó y regresó a su libertad callejera. Habacuc por su parte, no es un monstruo, y también tiene afinidad por los animales (o en sus propias palabras, “al menos más que por los humanos”)

Ahi entra otra cosa… No es lo mismo tener cautivo a un animal y NO HACERLE ABSOLUTAMENTE NADA, que poseer uno y torturarlo a las anchas del dueño.

La gente que se escandalizó por el trabajo de Habacuc parece que no conoce más del mundo. El hombre es un niño inocente comparado con otros que matan o maltratan animales por puro placer.

¿Qué me dicen de la caza deportiva?

¿Qué opinan de los animales de circo?

¿Y qué tal de los que fabrican y producen pieles?

No se queden ahí, infórmense… Luego opinen. Y respeten a la naturaleza, pues bien le debemos bastante.

Saludos.