Mars Volta en Vive Cuervo… Fuck!

El pasado viernes 7, mi novio Fidel y yo nos lanzamos al concierto de Mars Volta en el Vive Cuervo Salón. Yo estaba emocionada, que va… ¡Emocionadísima! Al irnos acercando a la entrada del lugar sentí que mi corazón retumbaba fuera de mi cuerpo y que la sangre en mis venas corría más rápido que lo habitual…

Pero – Oh Joy, Oh Rapture! – los problemas apenas comenzaron cuando me revisaron la bolsa. No me dejaron meter mi infalible cámara digital al evento y tenía demasiada desconfianza cómo para dejarla en paquetería, pero no tuve otra opción… (No hubo problema, al final pude recogerla sana y salva… Pero obviamente no logré tomar fotos de calidad D: )

Llegamos como media hora antes de que iniciara como según se había acordado: a las 9:00 PM… Encontramos un lugar relativamente bueno y cercano al escenario, podría decirse que estábamos a unas 4 filas de personas a distancia del mismo… Pero era casi imposible ver algo en él.

El evento se tardó por lo menos media hora más de lo esperado, en lo que unos técnicos probaban no sé que desmadres con el sonido, el cual al final resultó ser pésimo (al momento del soundcheck uno de los micrófonos ni siquiera se oía). Ya incluso antes de que empezara bien el desmadre, el público ya se estaba dando sus buenos empujones (lo que provocó que me engentara terriblemente y mis preciados Vans con diseñito cool acabaran todos sucios…)

Bien.

A pesar de estar a escasas 4 filas del escenario, mi visión era muy limitada… MUY LIMITADA. Ni si quiera vi cuando la banda entró, para emocionarme y gritar y brincar, lo último resultaba imposible gracias al muégano humano en el que nos habíamos convertido dentro de la multitud… Ya cuando empezó todo, nos empujaron todavía más hacia atrás, reduciendo nuestra visión más de lo que ya estaba y dejándonos sin respirar.

Dos gordos mariguanos todos excitados, intentando abrirse paso entre la multitud, casi nos caen encima.

Cool.

Yo fui con la idea de oír Elvia L’Viaquez en vivo (una de las mejores canciones que he escuchado en la maldita vida), la cual fue pedida por varios fans al grito de “¡ELVIA! ¡ELVIA!”, pero como el buen Cedric estaba de mamón esto no sucedió, y todo pasó así de “tocamos y nos vamos”. Ni un gracias México. Sólo me queda atribuir como razón de su seriedad al comportamiento del público.

A Cedric le CAGA que el público se esté empujando. Y por lo menos 80% del mismo, frente al escenario, se estaba propinando unos buenos putazos mutuos. Afortunadamente, a diferencia de un festival donde se presentaron alguna vez, Cedric se limitó a no a hablar en vez de emputarse con el público y dejar de cantar.

Regresando al asunto de “Mexicanos al grito de Elvia”, nunca sonó Elvia. Empezaron con una rolilla (cuyo nombre ignoro) que se oía mística al principio… Pero lentamente el asunto se fue degradando con el pésimo sonido, con el cual (a mi parecer) dejaba que la batería (a cargo de un eufórico Thomas Pridgen) opacara a la guitarra de Omar y la INCREÍBLE voz de Cedric.

La mayoría de las rolas que tocaron fueron del Bedlam in Goliath – un disco que no he escuchado con detenimiento, con una historia muy interesante por cierto – y que por consecuencia, no pude reconocer. Aunque se dieron el lujo de tocar Viscera Eyes, The Widow y Rapid Fire Tollbooth (una rola del disco solista de Omar: “Se dice bisonte, no búfalo”).

Con esa última rola hubo un pequeñísimo problema: lleva saxofón y NO se oía.

Para ese entonces nos pasamos a la parte trasera del recinto, donde pudimos respirar mejor, alejados de las masas. Pero aún así, era difícil captar algo en el escenario. Ignoro si el saxofonista se encontrara haciendo otras cosas o de plano el sonido estuviera tan del asco que no se oyera en el riff principal. Ya en el solo y en las improvisaciones (las cuales extendieron la rola de 4 minutos como a 7 y con LA MISMA tonada todo el tiempo), se oyó BIEN el saxofón.

Ah, no… Esperen.

No era Rapid Fire… ¡Era GOLIATH! Sí, patéticamente me acabo de dar cuenta. Cómo escuché el disco de Omar antes que nada me quedé con esa idea.

Aún así, creo que me gusta más en cierta forma como suena la primera versión… Por así decirlo.

Tal vez me tocó verlos en un mal momento (mi novio dice que en el Zero Fest estuvieron rifadísimos)… Pero al menos tocaron The Widow y eso me hizo muy feliz (lolque).

Fue bonito verlos relativamente de cerca, pero pudo haber estado mucho mejor (empezando por el lugar y el sonido). Cómo dato cultural, las playeritas oficiales no estaban tan cool cómo esperaba, y los puestos no-oficiales afuera del lugar estaban lo suficientemente abarrotados como para que no pasáramos a comprar… Y vi unas que me gustaron mucho *sniff*

Ojalá para la próxima que vengan, sea una mejor experiencia ._.

2 comentarios

  1. Uta,uta… Viste a Mars Volta,que cool…

    Claro que tu “experiencia” no fue del todo placentera,pero vamos!!. Viste a Mars Volta!!. A decier verdad fuiste afortunada con tu camara y fue una lastima que no puedieras llevarte la playera del recuerdo (un quiza no tan buen recuerdo) buu…
    Un sonido cutre (adoro esa palabra pero no la rocordaba,gracias) Cedric mamon,evento sardina,etc.
    See.. Quizas debas bloquear esos recuerdos hasta la proxima vez que los veas. jaja.

    Maravilloso,me largo.

  2. jaaa q maaal ojala y haya una siguiente vez, q sea asi onda coachella🙂 ,xq lo q dices es muy comun en los conciertos del vive cuervo y tmbn super comun q te quiten la camara


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s